top of page
Buscar
  • Foto del escritorSalar Abogados

¿Qué reformas puedo hacer en una vivienda de alquiler?

offer-no-image (1)

Uno de los principales puntos que introdujo la Ley de Arrendamientos Urbanos, que entró en vigor el pasado año, es la posibilidad del inquilino de deducirse de la renta mensual las obras de mejora realizadas en la vivienda, siempre y cuando el propietario esté de acuerdo. Pero, ¿hasta dónde se puede hacer reformas en este nuevo hogar? ¿Y si no se produce ese acuerdo?

Personalizar el espacio no requiere necesariamente meterse en obras pesadas, sino que se pueden llevar a cabo ciertos cambios totalmente reversibles, por si el inquilino se cansa de ellos o si decide cambiar de vivienda. Normalmente no suele haber problema al realizar pequeñas modificaciones, siempre y cuando la vivienda se quede tal y como se la encontró el inquilino cuando firmó el contrato.

Paredes

Una de las modificaciones más típicas es la de las paredes. Pintura, papel pintado, vinilos y cenefas ayudarán a aportar color a las paredes, permitiendo volver atrás y dejar la superficie tal y como estaba al principio.

Muebles

A veces el inquilino se encuentra con una vivienda amueblada o semiamueblada cuyo estilo no se adapta al suyo. Siempre se puede optar por recubrir de papeles vinílicos los muebles, cambiando el color o estilo sin estropearlo.

Suelos

Hoy en día existen múltiples posibilidades de suelos autoinstalables sin necesidad de obras. Por ejemplo, la tarima flotante de click, cuya colocación la puede realizar el propio inquilino sin quitar el suelo actual.

Puertas

Cambiar las puertas o pintarlas, ya sea de las habitaciones, armarios o muebles de cocina y baño, requiere un acuerdo con el propietario. Sin embargo, se les puede cambiar el color con un vinilo, o cambiando los pomos, manetas o tiradores. Otra opción sería la de cambiar los tiradores de armarios, cómodas y mesitas de noche siempre que se adapten a los agujeros ya hechos.

Iluminación

No necesitamos realizar obras para crear nuevos puntos de luz o mover los ya existentes. A veces, basta con una canaleta y un cable para pasar de una luz de pared al techo. También se pueden sustituir los interruptores, lámparas y bombillas a gusto del inquilino para variar la iluminación de la casa sin mucho esfuerzo.

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page